Buscar
Universidad de Sevilla

Los colores de Belén Rosado

Belén Rosado trabaja en el Vicerrectorado de Estudiantes resolviendo incidencias académicas de los alumnos. Su principal afición es la pintura y tiene obsesión por los colores.

Belén Rosado trabaja como gestora en el Servicio de Primer y Segundo Ciclo y Títulos del Área de Alumnos, dentro del Vicerrectorado de Estudiantes. Además de resolver incidencias académicas de los alumnos en el Pabellón de Brasil tiene como afición la pintura y los colores.

Rosado se licenció en Derecho y ha desarrollado su faceta artística de forma autodidacta. Al margen de su vida laboral y familiar, estudia el arte por su cuenta y recorre lo que para ella es un camino “que nunca se acabará”.

Esta artista tiene como gran obsesión el mundo del color y defiende que, mientras que un dibujante habla a través de su línea, ella quiere “que hable el color” y que sea el que transmita sensaciones al espectador. “Los colores hablan, gritan, seducen, protestan. El color habla por sí”.

Rosado ha afinado su estilo con los años, desde que empezó pintando bodegones hasta la actualidad, que tiene un carácter propio. “Yo veo un blanco y estoy pensando en Sargent, en Sorolla; si pienso en el rosado me voy a Pontormo, o simplemente me acuerdo de la atmósfera de Turner”, explica.

En la foto, Belén posa junto a su cuadro favorito, Fe, en una muestra que montó  en el Pabellón de Brasil. Ella define el cuadro como “la naturaleza humana”. “Ves los colores cómo se convulsionan y revolotean alrededor de ese punto de luz que es la vida. Nosotros tenemos problemas, vamos, venimos, nos caemos, rebotamos y aprendemos. Eso son los colores”.

Esta noticia está disponible en el nº 43 de la Revista US.

Noticias en portada

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Google+ Flickr Linkedin Instagram RSS