Buscar
Universidad de Sevilla

Colegios profesionales y profesiones: reforma y armonización de sus marcos normativos

07/12/2016
Artículo en el Grupo Joly de Miguel Ternero Rodríguez, catedrático de la Facultad de Química de la Universidad de Sevilla.

En el presente artículo se realiza un análisis de la problemática existente con la regulación legal de los colegios profesionales así como de las profesiones, aspectos muy ligados al de las cualficaciones profesionales.

Los Colegios son corporaciones de derecho público entre cuyos fines caben destacar: la ordenación del ejercicio profesional, la representación institucional, la defensa de los intereses profesionales de los colegiados y la protección de los intereses de los consumidores y usuarios de los servicios de sus colegiados, la salvaguarda y observancia de los principios deontológicos y ético-sociales de la profesión, etc. 

La actual regulación de los Colegios data de una ley de 1974 que ha sido sometida desde entonces a considerables reformas, entre ellas su adaptación a las normativas europeas sobre el libre acceso a los servicios y a las de la competencia y la transparencia, entre otras. En la legislatura anterior, se tramito un Proyecto de Ley que regulaba conjuntamente los Servicios y los Colegios Profesionales. Dicho Proyecto, que suscito un gran debate y controversia en las organizaciones colegiales, no termino su tramitación parlamentaria y  por tanto sigue en vigor la vieja ley de 1947.

Actualmente existen Colegios de pertenencia obligatoria y voluntaria, en todas o en algunas de las actividades que pueden desarrollar los respectivos profesionales. Por otra parte, hay profesiones reguladas, tituladas o libres. que no requieren ninguna cualificación. Hay también Colegios que se refieren a actividades reservadas pero que no requieren de un título universitario (requieren otro tipo de cualificación). Por ello se hace necesario que se retome la reforma de dicha Ley para terminar con la indefinición y confusión existentes. En opinión de muchas organizaciones colegiales, seria conveniente que se hicieran por separado las leyes de Colegios y de Servicios Profesionales, y no conjuntamente como se hizo en el frustrado proyecto de la legislatura anterior.

El segundo tema a tratar es el de la regulación de las profesiones, aspecto que históricamente ha ido vinculado a los estudios para la obtención de la titulación. Hoy en día, esta cuestión esta cambiando y los criterios establecidos por la Unión Europea están basado en el reconocimiento de las Cualificaciones Profesionales (CP).

Las Directivas 2005/36/CE y 2013/55/CE regulan el reconocimiento de CP. Tienen por objeto establecer las normas para permitir el acceso y ejercicio de una profesión regulada, mediante el reconocimiento de las CP adquiridas en cualquier estado miembro. El Real Decreto 1837/2008 incorporo al ordenamiento jurídico español la primera de las directivas. La segunda directiva aun no ha sido transpuesta, a pesar de haberse superado el plazo previsto para ello.

La «Cualificación Profesional» es “la capacidad para el acceso a una determinada profesión, o a su ejercicio, que viene acreditada oficialmente por un título de formación, por un certificado de competencia, por una experiencia profesional formalmente reconocida, o bien por el concurso de más de una de tales circunstancias. A los efectos del reconocimiento señaladas se establecen distintos “niveles de cualificación”. Como se desprende de lo anterior, la CP se obtiene no solo por títulos académicos sino también por otras vías entre las que se encuentran los certificados de competencia y la experiencia profesional. Este novedoso sistema esta aun por desarrollar en España para los titulados universitarios. 

A nivel español, existe el denominado Marco Español de CP de la Educación Superior (MECES). En el mismo se establecen 4 niveles en función del titulo académico (Formación Profesional Superior, Grado, Master y Doctorado). El planteamiento simplista del MECES choca con el Marco Europeo de CP (EQF), el cual tiene 8 niveles y se establecen en función de los conocimientos, destrezas y competencias, no solo por las titulaciones. Seria deseable que el marco español se modificase y se armonice con lo establecido en el marco europeo y tenga en cuenta otras vías para adquirir las CP...

Bajo este nuevo enfoque, se entiende por “Profesión regulada” (PR) la actividad o conjunto de actividades profesionales para cuyo acceso, ejercicio o modalidad de ejercicio se exija, de manera directa o indirecta, estar en posesión de determinadas CP, en virtud de disposiciones legales, reglamentarias o administrativas”. Las PR en Europa están recogidas en la Base de Datos Europea de Profesiones Reguladas (BDEPR) que esta actualmente en proceso de  revisión y actualización mediante la realización de los denominados Ejercicios de Transparencia en los que las organizaciones colegiales están aportando evidencias justificativas de que las respectivas profesiones deben ser consideradas como reguladas.

El establecimiento de las PR en España se ha realizado por un procedimiento distinto. La situación actual es una consecuencia del proceso de Bolonia llevada a cabo por el Real Decreto 1393/2007 en el que se dice “Cuando se trate de títulos que habiliten para el ejercicio de actividades profesionales reguladas en España, el Gobierno establecerá las condiciones a las que deberán adecuarse los correspondientes planes de estudios, que además deberán ajustarse, en su caso, a la normativa europea aplicable”, no figurando en ningún momento las características y relación de estudios a los que se aplacaría esta norma, ni las normativas aplicables. Para la aplicación de lo anterior, se estableció un procedimiento que ha consistido en exigir que los planes de estudios (en algunos casos del Grado y en otros del Master) debieran contener una serie de conocimientos que el Gobierno a través de Ordenes Ministeriales (OM) ha ido dictando. A estas profesiones, se les denomina “PR en España”.

Las PR en España superan apenas la treintena y son las sanitarias, las técnicas, abogados, maestros y profesores de secundaria, entre otros. Muchas otras profesiones vienen reclamando insistentemente que se dicten las OM respectivas para que sus planes de estudios incluyan los contenidos necesarios y obtener  así la condición de PR en España tras el proceso de verificación. Se dan las paradojas de que profesiones españolas incluidas en la BDEPR no se consideran PR en España.

Estas situaciones atípicas españolas puestas de manifiesto para el marco de cualificaciones y para las PR necesitan ser corregidas y converger con Europa armonizando las normativas. Asimismo, es urgente que la tan necesaria nueva Ley de Colegios Profesionales 

Fuente: 
Grupo Joly

Noticias en portada

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Google+ Flickr Linkedin Instagram RSS

Andalucía TECH

Andalucía TECH