Buscar
Universidad de Sevilla

Sevilla acoge la XIV edición del Congreso Internacional de Ecosistemas Mediterráneos

27/01/2017
El Campus de Reina Mercedes acoge desde este martes 31 de enero la decimocuarta edición del Congreso Internacional de Ecosistemas Mediterráneos (MEDECOS). Los asistentes al encuentro analizarán a través de las diversas sesiones la ecología y la evolución de los ecosistemas mediterráneos y sus especies debido a las actividades humanas en su entorno.

Sevilla ha sido la ciudad elegida para celebrar la decimocuarta edición del Congreso Internacional de Ecosistemas Mediterráneos (MEDECOS), un evento de larga tradición que reúne desde 1975 a ecólogos de todo el mundo expertos en el estudio de los ecosistemas mediterráneos para abordar temas comunes. El Congreso organizado por la Sociedad Internacional de Ecología Mediterránea (ISOMED) con la colaboración de la Asociación Española de Ecología Terrestre (AEET), la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) y la Universidad de Sevilla tendrá lugar del 31 de enero al 4 de febrero en el Campus de Reina Mercedes de la Universidad de Sevilla, coincidiendo además con el congreso bianual de la AEET.

El tema central de esta edición es la ecología y evolución de los ecosistemas mediterráneos y sus especies (plantas, animales y microorganismos), y más en concreto, las sesiones girarán en torno a los cambios que están teniendo lugar en los ecosistemas mediterráneos debido a las actividades humanas. Además de las sesiones generales habrá más de 20 simposios liderados por ecólogos de primera línea, muchos de ellos españoles como Pedro Jordano, Fernando Valladares, Fernando Maestre o Anna Traveset, quienes tratarán temas generales de ecología como la conservación, la complejidad de las interacciones entre especies, el funcionamiento de ecosistemas y los servicios que proporcionan a las sociedades humanas y los incendios forestales, entre otros. “En esta edición habrá multiplicidad de visiones que no se limitarán a los ecosistemas mediterráneos, ni al medio terrestre, puesto que esta edición acogerá a ecólogos de la AEET que no trabajan específicamente en ecosistemas mediterráneos”, apunta Francisco Lloret, presidente de la AEET e investigador del CREAF.

Los temas seleccionados corresponden a cuestiones científicas de la máxima actualidad ya que muchos de los participantes darán a conocer los resultados de investigaciones aún no publicadas. “Habrá información novedosa sobre los impactos en el medio ambiente del cambio global, no únicamente el cambio climático o los incendios forestales; sino también la destrucción del hábitat, las invasiones por especies exóticas o la fertilización desmesurada de los ecosistemas”, según avanza Montserrat Vilà, Copresidenta de MEDECOS.

 

Mecanismo para hacer avanzar la ciencia

“Podemos aprender mucho los unos de los otros en relación a cómo conservar las especies y manejar sus hábitats frente al cambio global”, destaca Montserrat Vilà. Este congreso internacional es de suma importancia para la comunidad científica interesada en temas de ecología y evolución en ecosistemas mediterráneos ya que, según apunta Anna Traveset del Comité Científico MEDECOS, “pone en contacto directo a científicos de distintos países que pueden discutir y hacer ‘brainstorming’ sobre temas comunes. Es, por tanto, un buen mecanismo para hacer avanzar la ciencia”.

España y Portugal representan la mayor superficie continua de territorio de clima mediterráneo del mundo. Los ecosistemas del clima mediterráneo están restringidos a una superficie relativamente pequeña de la superficie terrestre, un poco más del 2%, presente en cinco regiones del mundo: la cuenca mediterránea, California, Chile central, la región del cabo de Sudáfrica y el suroeste y sur de Australia. Después de las selvas tropicales, las regiones de clima mediterráneo son las que mayor diversidad de plantas vasculares albergan, “aproximadamente una de cada seis especies de plantas en el mundo se encuentra en la pequeña área de estos cinco ecosistemas de clima mediterráneo y no se encuentran en ninguna otra parte del mundo”, según explica Phil Rundel miembro fundador de ISOMED y profesor del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de California en Los Ángeles. Debido a esta diversidad y al gran impacto humano que han sufrido estas zonas, estas cinco regiones están reconocidas como puntos críticos de la biodiversidad globalmente significativos.

 

La influencia histórica del clima en los organismos

Desde el Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad de Sevilla vienen trabajando desde hace bastante tiempo en la investigación de los ecosistemas mediterráneos tanto acuáticos como terrestres. “Este congreso representa una oportunidad única para difundir la investigación en ecología mediterránea que se hace en nuestro país y en nuestra Universidad y su entorno más cercano, que en estos 40 años no ha parado de crecer, hasta tener un lugar notable en la ecología mundial”, apunta Juan Arroyo Copresidente de MEDECOS. En concreto, desde el Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla se han dedicado al estudio del origen y extinción de las plantas mediterráneas así como a la adaptación de sus características a las condiciones ambientales que han ido apareciendo en nuestro entorno a través de los tiempos. “De esta forma seremos más capaces de entender cómo reaccionarán a los cambios que están aconteciendo y los que se prevén en un futuro no lejano”, explica Juan Arroyo. Este problema no es exclusivamente mediterráneo por lo que, según comenta Arroyo, puede servir de caso piloto para el estudio de la influencia histórica del clima en los organismos.

Para Susan Harrison, de la Universidad de California Davis (USA), los rápidos cambios climáticos plantean nuevos desafíos para el estudio de estos ecosistemas. “Los ecólogos de las regiones mediterráneas deberán estar atentos tanto a los cambios esperados como inesperados en los ecosistemas que estudiamos”, comenta. Susan apunta a que hay impactos que a veces pueden ser relativamente fáciles de ver, como la sequía californiana de 2013-2014 que causó grandes pérdidas de árboles maduros y otros que pueden ser más sutiles como, por ejemplo, que las plantas germinen con menos frecuencia anualmente, que mueran como plántulas o maduren como individuos más pequeños.

En conclusión, el tema a tratar en esta decimocuarta edición de MEDECOS es clave para un futuro próximo en el que, en palabras de Harrison, “el cambio climático seguirá siendo rápido, quizás sin precedentes, y probablemente demasiado rápido para que la mayoría de las especies de plantas se mantengan al día a través de la dispersión natural”. Eventos como éste pueden contribuir positivamente a aprender cómo de resilientes o vulnerables serán nuestras plantas y otros organismos que dependen de ellas a estos cambios tan rápidos.

Área: 

Noticias en portada

Síguenos en...

Facebook Twitter YoutubeFlickr Linkedin Instagram RSS