Buscar
Universidad de Sevilla

Carta del rector a los claustrales tras la votación del Proyecto de Reforma del Estatuto

30/05/2016
Tras el recuento de la votación desarrollada en la sesión del Claustro Universitario celebrada el 30 de mayo para la posible aprobación de la reforma estatutaria promovida por 90 claustrales el pasado día 29 de marzo, en relación con el sistema de elección del Rector/a de la Universidad de Sevilla, se concluye que el Claustro Universitario no ha respaldado dicha propuesta al no haber obtenido la mayoría absoluta de hecho (la mitad más uno del número de miembros efectivos que integran el Claustro), de acuerdo con lo establecido en el propio Estatuto de la Universidad de Sevilla.

De un total de 285 claustrales, han ejercido libremente su derecho al voto 143 miembros y han ejercido libremente su derecho a no votar 142 miembros. Del conjunto de votantes, se han recibido 102 votos favorables, 13 votos en blanco y 28 votos nulos. Al necesitarse 143 votos válidos favorables para la aprobación, se constata que la propuesta no ha prosperado.

 

Con esta votación se cierra la iniciativa formulada por los mencionados claustrales el pasado día 29 de marzo, tras un proceso de tramitación que ha durado 62 días. Al mismo tiempo, hoy cumplo con la comunidad universitaria el compromiso que adquirí de tratar dicha iniciativa de manera diligente y apropiada, mejorando el tratamiento que recibió en el pasado.

 

Respecto de la valoración personal de los resultados obtenidos tanto en esta votación como en la sesión del Claustro universitario celebrada el pasado día 5 de abril, deseo realizar las siguientes reflexiones:

 

En primer lugar, se constata –como ya indiqué en mi valoración sobre el anterior Claustro- la ausencia de un consenso suficiente para llevar a cabo una reforma del sistema de elección del Rector/a de la Universidad de Sevilla. Asimismo, el grado de participación de esta segunda votación, inferior incluso al obtenido en la sesión del pasado 5 de abril donde se registraron 171 votos emitidos, refuerza mi visión acerca del interés que este tema suscita entre los legítimos representantes claustrales de nuestra Universidad, todos ellos elegidos por sus representados para valorar esta cuestión en este período. Deseo transmitir hoy un mensaje positivo y, como he dicho varias veces en los últimos meses, solicito a todos, los claustrales y a toda la Comunidad universitaria, que aceptemos democráticamente la decisión adoptada por el órgano competente para ello.

 

En segundo lugar, las últimas jornadas han mostrado la división existente respecto de esta cuestión. En particular, durante los últimos días hemos asistido al enjuiciamiento, por parte de algunos claustrales, de la legitimidad de las acciones de cada claustral, del derecho a abstenerse o a votar, y de la libertad que cada uno posee de emitir un determinado voto, dependiendo del sentido de éste. Adicionalmente, se han vertido opiniones en contra de la legalidad del proceso, como ya se hiciera en las anteriores sesiones de desarrollo del debate y de la búsqueda de consensos.

 

Considero estas actuaciones inapropiadas y estoy convencido de que no ayudan al mejor desarrollo de las funciones que, como claustrales, tenemos asignadas. Cada una de las personas que componen nuestro Claustro universitario son igualmente legítimas, sus decisiones igualmente respetables y todas ellas son representantes de los miembros de la comunidad universitaria que, democráticamente, los eligieron. Cada claustral se debe a los compromisos que sustentaron la confianza de aquéllos que los votaron. Todos merecen la misma consideración y deseo que todos y cada uno de los claustrales desarrollen sus actuaciones con respeto a los demás y con el debido compromiso con la Institución. Sólo así, sin descalificaciones personales y sin valoraciones gratuitas, el Claustro universitario podrá funcionar con normalidad y ejercer las competencias que el Estatuto le tiene asignadas.

 

En tercer y último lugar, me he vuelto a mantener deliberadamente al margen en el desarrollo y debate de esta iniciativa, como hiciera en la sesión celebrada el pasado día 30 de marzo, con el ánimo expreso de identificar el posicionamiento real de nuestro Claustro. Una vez concluido éste, considero que debo llevar a cabo, como Rector, una acción adicional que nos permita explorar la posibilidad de encontrar un consenso a través de la identificación de un espacio que pueda ser reconocido como común y ventajoso para una gran mayoría. De acuerdo con ello, iniciaré en este momento una ronda de comunicaciones con las diferentes sensibilidades manifestadas en el Claustro, con el objetivo de examinar la posibilidad de acompasar los mandatos del Claustro universitario y de la elección al Rector/a.

 

Una vez realizada esta tanda de reuniones, informaré a los miembros del Claustro universitario de los resultados y, en el caso de encontrar el consenso suficiente, coordinaré el inicio de una reforma en este sentido. Pueden tener la seguridad que ello se realizará simultáneamente al desarrollo de todos y cada uno de los compromisos adquiridos en mi programa de gobierno que, como indiqué el pasado 7 de abril, afectan a las cuestiones capitales para nuestra comunidad universitaria.

 

Es ésa mi postura y es ésa mi actitud, de acuerdo con mis convicciones, reflejadas en los compromisos de mi programa de gobierno, y con mi responsabilidad como Rector de la Universidad de Sevilla.

 

Saludos cordiales,

 

Miguel A. Castro Arroyo
Rector de la Universidad

 

Se adjunta en pdf la carta del Rector

Fuente: 
Dirección de Comunicación

Noticias en portada