Buscar
Universidad de Sevilla

Más de 13.000 personas han asistido este año en el patio del CICUS a la programación de verano

11/09/2015
El Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (CICUS) cerró a finales de agosto la programación de verano de 21 Grados, con un apoyo masivo de su oferta cinematográfica para las noches de ocio sevillanas. Más de 6.000 personas acudieron a alguna de estas proyecciones de entre las más de 13.000 que disfrutaron de las opciones culturales que ha brindado el centro durante los meses de finales de junio, julio y agosto.

Los sevillanos que han permanecido durante los meses estivales en la capital han podido elegir entre una gran variedad, donde el centro cultural de la universidad sevillana ha apostado por el flamenco, el teatro, la pintura, el diseño, la música y, especialmente, el cine. Éste último ha sido la principal punta de lanza de la programación, conformado por diversos ciclos donde se ha homenajeado a directores como el estadounidense Orson Welles y el japonés Koreeda. Otros ciclos como Rescatando los 90, Italia, com'era e com'e, y Filmoteca han ido acompañando las noches de lunes a viernes, dejando también espacio para los amantes del documental, de manos de los trabajos expuestos por CicusDoc.

 

El cine también ha tenido espacio para la programación musical durante la actividad Sonidos en blanco y negro, una de las veteranas y más seguidas de anteriores ediciones estivales. En ella, se fusionaba la música en directo del grupo Gurugú Sax y películas mudas de Buster Keaton. Dentro del programa musical, el concierto de clausura de la Universidad de Sevilla, donde el director Bruce Broughton dirigió la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, supuso un lleno total del teatro Maestranza. También hubo hueco para los amantes del rock, que disfrutaron de los conciertos de Pelo mono o Coopermine.

 

La poesía ha tenido su hueco en la programación de 21 Grados, donde Dos poetas y el cine ha servido para poner versos cargados de sentimientos a fotogramas de grandes obras del celuloide como Viaje a la luna, de George Méliès, o la actividad Recital on fire, que ha traído las últimas tendencias del panorama poético español al patio del CICUS. Entre las actividades que se van consolidando en dicha oferta, cabe destacar la Batalla lírica: 16 participantes se enfrentaban uno contra uno en una competición en la que la improvisación fue premiada en directo por el público, que actuaba como jurado, hasta quedar solo uno.

 

Flamenco y teatro han recibido gran número de visitas, aportando más de 1.000 asistentes al número total de participantes de 21 Grados. Las actuaciones de Luisa Palicio, Choni Compañía Flamenca, Laura Vital, Alberto Sellés, Tamara Lucio y Fernando Jiménez pusieron la nota folclórica del verano, mientras que en el teatro, las obras Penev, Piedras preciosas, La mirada del otro y Teatro para pájaros han conformado cartel junto a Juana, la reina que no quiso reinar, espectáculo que atrajo a más de 150 personas en una noche.

 

Como remate a esta completa programación, dos exposiciones han permanecido durante los meses de verano en las salas y galerías del espacio multidisciplinar de Madre de Dios, sirviendo de antesala para otras actividades. La fotógrafa belga Magdalena Bors nos trajo instantáneas de ensueño sobre situaciones cotidianas con la muestra Obsesión doméstica. Dicha exposición compartía lugar con 50x60 Polaroid gigante, una selección de fotografías captadas por una variante de la famosa cámara instantánea, con la particularidad de sus retratos a gran tamaño, en colaboración con el Centro Andaluz de Fotografía.

 

Área: 

Noticias en portada

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Google+ Flickr Linkedin Instagram RSS